viernes, 14 de julio de 2017

Tarta de sidra

Hoy traigo un postre asturiano que si bien no es tan popular como el arroz con leche o les casadielles, no se queda atrás en cuanto al sabor: TARTA DE SIDRA




Aunque es un poco elaborada, no es para nada difícil, más bien al contrario, resulta muy entretenida. Animaos a hacerla pues el resultado es espectacular. Para los que como yo sois asturianos, os será fácil encontrar los ingredientes, pues estoy casi segura que los tenéis en casa. 




Tenía unas cuantas recetas, pero no acababan de convencerme, así que cogí ideas e todas ellas y después de varias modificaciones, llegué a conseguir esta receta, que en casa nos encanta. Como siempre aquí os la dejo:

Ingredientes para el bizcocho:
-200 g de azúcar
-200 g de harina
-70 g de mantequilla
-6 huevos
-1 cucharadita de ralladura de limón 

Ingredientes para la tarta:
-1 botella de sidra dulce, sin alcohol
-400 ml de nata para montar
-4 hojas de gelatina neutra
-150 g de azúcar
-300 g de gelatina natural de manzana
-1 tarro de mermelada de manzana

Preparación:
1.- Comenzamos haciendo el bizcocho, y para ello forramos el fondo de un molde desmontable de 24 cm y untamos con mantequilla las paredes. Encendemos el horno a 180º.

2.- Batimos los huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla espumosa. Añadimos la ralladura de limón y la harina tamizada y removemos bien para que quede todo perfectamente incorporado. Por último, agregamos la mantequilla ligeramente derretida. Vertemos en el molde y horneamos unos 20/30 minutos aproximadamente.

3.- Cuando enfríe lo desmoldamos y cortamos horizontalmente por la mitad. De esta forma obtendremos dos bases, que reservamos.

4.-Calentamos 500 ml de sidra y disolvemos en ella la gelatina neutra,  previamente hidratada. Cuando atempere, montamos la nata con el azúcar y la mezclamos con la sidra, con movimientos envolventes, para que la nata no se baje.

5.-Ahora vamos a montar la tarta: en un plato ponemos un aro de repostería (nos sirve el que utilizamos para el bizcocho) y colocamos en el fondo una base del bizcocho que teníamos reservada.  La impregnamos (a nuestro gusto) con parte de la sidra que nos queda en la botella, cubrimos con una fina capa de mermelada, colocamos encima la otra base que igualmente remojamos con sidra. A continuación vertemos la mezcla de la nata y dejamos en el frigorífico que cuaje, mejor de un día para otro.

6.-Al día procedemos a la decoración. Cortamos una manzana en láminas muy finas, las cocemos unos minutos para que estén blanditas y decoramos la tarta a nuestro gusto. Calentamos la gelatina de manzana hasta que esté líquida y pintamos con ella la tarta. Además de sujetar las manzanas, le dará un brillo y un sabor exquisito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario